martes, 29 de abril de 2014

Tarde de limícolas en Valdabra

Esta tarde ha sido uno de esos días en los que el cierzo no te deja parar quieta en casa y me he acercado a Valdabra, pensando en "airearme" y limicolear un rato. Últimamente siempre tiene algo interesante que apuntar. El nivel del agua ha bajado y se han creado buenas playas de fango.
Nada más llegar y sin moverme del coche ya me he apuntado los archibebes claro, común y oscuro, parece que empiezo a despejarme... porque he venido con intenciones claras, ver el correlimos gordo que unas horas antes me ha contado Juan que ha fichado.
Es un ave rarísima de ver en Huesca, en los últimos ocho años solamente hay publicado un dato, de cuatro ejemplares en San Miguel de Cinca, el 8 de mayo de 2004( Jesús Lavedán, Anuario Rocín) y en el resto de la Comunidad Autónoma, únicamente 9 citas más en el mismo periodo, así que había que verlo!
Antes se han paseado por delante de mi unos cuantos andarríos chicos, una cigüeñuela, una garceta común y unas cuantas gaviotas reidoras. En el instante que volvía la vista al fango ha aparecido, ahí estaba! con todo el pecho cobrizo y paseándose entre los archibebes....y ciertamente, es gordo!

Curiosamente cuando ha estado Juan lo ha fichado entre un bando de chorlitejos grandes y correlimos común, de los que no quedaba ni rastro!



Correlimos gordo y archibebe común


                                                   Cholitejo grande y correlimos común

sábado, 12 de abril de 2014

Un flamenco entre las grullas

Entre los días 3 y 7 de marzo en el embalse de la Sotonera, se dejó ver un joven flamenco entre los miles de grullas que fueron pasando hacia el norte. Todas las observaciones fueron desde el observatorio de Alboré, en los campos de cultivo de la orilla junto al carrizal.  No sabemos qué comía, pero allí andaba metiendo el pico en los charcos que las abundantes lluvias formaron en los sembrados de cereal. Incluso aguantó la nevada y el fuerte cierzo del norte del día 4. Parecía cojear de una pata y no lo vimos volar en ninguna ocasión. De donde vino y cual ha sido su destino, no lo sabremos nunca pero nos gusta pensar que encontró su rumbo y voló hacia alguna salina mediterránea para encontrarse con los suyos.

domingo, 6 de abril de 2014

Topillos en Huesca, el neverón y el iberón.

La diversidad de hábitats entre la montaña y el llano hace posible que encontremos a dos especies de topillos muy escasas y amenazadas a escasos kilómetros de distancia: el topillo nival o neverón (Chionomys nivalis) y el topillo de cabrera o iberón (Microtus cabrerae). El primero habita en canchales de rocas por encima de los 1.500 metros de altitud. El segundo en zonas llanas con vegetación natural y un alto grado de humedad. 
Ambos necesitan condiciones muy especiales para sobrevivir, y por eso sus poblaciones aragonesas están en peligro y muy aisladas. 
En el Altoaragón se pueden encontrar neverones en muchos puntos del Pirineo, casi siempre por encima del límite forestal. Aunque su hábitat está bien protegido, está amenazado por el cambio climático y sus consecuencias.
Respecto al iberón hasta ahora solamente está citado en las zonas llanas del Prepirineo, entre las sierras de Monrepós, San Juan de la Peña y Peña Oroel, en los escasos enclaves que no han sido cultivados, pequeñas colonias a punto de desaparecer y eso que se trata de un endemismo ibérico (como el lince), pero claro solamente es un ratón....




Neverón o topillo nival en el Parque Nacional de Ordesa.


Iberón o topillo de Cabrera en el entorno del río Gállego.




miércoles, 2 de abril de 2014

Nutrias en Sariñena

Es muy conocida la expansión de la nutria en los últimos años, después de una época crítica en la desapareció de casi todo el Altoaragón. Hoy en día pueden verse sus rastros en cualquier zona húmeda, pero no deja de sorprenderme verlas en sitios tan cutres y contaminados como la laguna de Sariñena, convertida en un gigantesco pozo de buro cargado de productos agrícolas y lleno de carpas gigantescas donde la calidad del agua brilla por su ausencia. Se te borran los tópicos sobre las nutrias, habitantes de pozas cristalinas en ríos remotos persiguiendo truchas autóctonas, que nos enseñaba el amigo Félix en la serie El Hombre y La Tierra. Pero allí estaban, la primera vez en mi vida que veo dos juntas, y parecían pasárselo en grande. Las fotos están recortadas y son muy malas, pero sirven de testimonio del buen rato que me hicieron pasar. 




En esta última foto da la sensación de ser una nutria de dos metros, pero se trata de la cabeza de la que va delante y la cola de la segunda.


Martes 1 de abril de 2014

Polluela pintoja

El domingo30 de marzo recibí un mensaje del buen amigo Jesús Lavedán que acababa de localizar una polluela pintoja en el río Cinca cerca de Monzón. Como el lunes yo iba a estar por la zona, quedamos por la tarde con él y Daniel Cazo, compañero de pajareo. A las 19:00 dejamos el coche donde acaba la pista en los cultivos de chopos y guiados por Jesús nos adentramos en la "jungla" mediocinqueña durante un buen rato a través de viejas acequias, barzas, artos y cañas hasta que llegamos a la zona de gravas arrastradas por el Cinca en la riada del año pasado. Allí quedan estrechas y largas badinas de un palmo de profundidad creando un hábitat que supongo resulta atractivo para estos bichos. Con la duda de si todavía estará la polluela, o si habrá continuado su viaje, llegamos y nos separamos unos metros entre nosotros para cubrir más terreno. Enseguida Dani nos llama, la ha visto!!! Acudimos Jesús y yo, y allí está, en la orilla opuesta a unos cinco metros andando tranquilamente y picoteando sin hacernos ni caso. Varias veces desapareció entre la vegetación y volvió a verse mientras se escuchaban las ráfagas de las metralletas Canon de mis compañeros. Yo le hice tres fotos y el resto del tiempo la contemplé a placer a través de los binoculares, pues vete a saber cuando tendré una oportunidad así. Al fin y al cabo me ha costado verla 30 años desde que empecé en el mundo de los pájaros.


Búho chico

 Ayer noche intentamos localizar búho chico por las cercanías de Huesca capital. 

Se trata de especie de amplia distribución en Europa, que puede llegar a ser abundante. En España hay muy poca información sobre su población y biología. Se puede ver todo el año, y en invierno recibimos muchas aves del norte, que se supone son las que forman dormideros comunales (por el día lógicamente..). Es muy forestal y estrictamente nocturna. Se alimenta de micromamíferos y pequeñas aves.


Sobre las 21:30 llegamos al sitio y nada 

más salir del coche, se escuchaban muy 
cerca las llamadas de varios pollos pidiendo 
comida machaconamente. Fue andar 
50 metros y localizar a dos de ellos en un 
árbol a 5-6 metros de altura y un adulto 
que salió volando. 

Estuvimos unos 5 minutos escasos 

disfrutando de estos búhos tan poco visibles 
el resto del año mientras los pollos, ya 
volanderos seguían insistentemente 
reclamando comida. 

Y allí los dejamos...


Huesca, uno de abril de 2014