viernes, 31 de octubre de 2014

Pajareando por Lanzarote

Del lunes 15 al sábado 20 de septiembre estuvimos de vacaciones en la isla de Lanzarote.














Isla de Lanzarote. Por mucho que lo intenté el ala del avión sale en todas las fotos del aterrizaje.

Lunes 15
Volamos desde Madrid con Ryanair a las 07:00 AM después de salir de casa a las 02:00 de la madrugada, con lo cual a las 09:30 hora local ya estamos saliendo del aeropuerto con nuestro Opel Corsa alquilado. Enseguida me doy cuenta que tiene el mismo "reprís" que una cosechadora, pero tampoco hace falta más para moverse por distancias tan cortas, y con un  paisaje realmente espectacular, por lo que circular a 40-60 km/hora es una ventaja. 
Como hasta las 12:00 no podemos ir al apartamento, nos dirigimos desde el aeropuerto hasta el campo de golf de Tías, donde se ha visto los últimos días un correlimos pectoral (Calidris melanotos), especie americana cada vez más frecuente en Europa durante las migraciones. Llegamos al edificio de recepción y preguntamos, con ciertas reservas, si podemos entrar. Topamos con Lucia y fue una suerte ya que además de darnos permiso, nos prestó un carrito y nos acompañó hasta el estanque donde está (o estaba) el correlimos. 















Selfie desde el carrito o "bugy".

Al llegar vemos que el sitio es más bien una acequia de unos 20 metros de largo por 2 de ancho, y además de varios patos domésticos y un alcaudón, solamente dos limícolas se alimentan a su rollo. Un combatiente.. y ¡bien! el pectoral. Un poco más allá un andarríos chico y varios bisbitas camineros.





















Combatiente y correlimos pectoral, ambos juveniles.



















Alcaudón real.

No estamos mucho tiempo, hay gente jugando cerca y no es plan molestar cuando nos han tratado tan bien. Damos las gracias y nos vamos hacia Costa Teguise a buscar el apartamento. Hacemos hora por las afueras de la urbanización y vemos el primer camachuelo trompetero.




































Camachuelo trompetero  y alrededores de Costa Teguise.

Una vez instalados, comida, siesta y cuando baja un poco el calor nos acercamos a la zona de esteparias cerca de Famara. Vemos seis alcaravanes, varios grupos de terrera marismeña y cuatro hubaras. "Bimbazo" para Silvia, las disfrutamos hasta quedarnos sin luz.

















Avutarda hubara.

Martes 16
Pronto por la mañana nos vamos al club de golf de Teguise, donde se suele ver bien y en abundancia la perdiz moruna, otra de las especies africanas presente en la isla. El personal, muy amable nos deja pasar, esta vez "a pata". En el extremo del campo, en la zona de contacto entre el césped y las rocas vemos con el telescopio a placer un grupo de más de 30 perdices y varios bisbitas camineros. En el resto del campo, con muchas palmeras y jardines nada de movimiento de pájaros, excepto un cernícalo y varias gaviotas patiamarillas.




















Perdiz moruna.















Bisbita caminero.

Después nos vamos de nuevo a la zona de Famara donde localizamos un cernícalo y un halcón tagarote posados en unas piedras en medio de la llanura, una solitaria hubara y una pareja de corredor sahariano con dos pollos volanderos.





Cernícalo común.

Halcón tagarote.

















Grupo familiar de Corredor sahariano "atacado" por un alcaudón real.

Ya después de comer nos dirigimos hacia la punta Norte de la isla, pasando por los Jameos del Agua sin parar (hay varios autobuses...).El resto de la tarde nos quedamos en el mirador del risco de Famara y más tarde en el valle de Haría. Observamos una pareja nidificante de halcón tagarote echando a dos cuervos, varios halcones de eleonor, garceta común, alcaudón real, herrerillo común subesp. ultramarinus, canario, gorrión moruno y curruca tomillera. 















Halcón tagarote
















Herrerillo común y canario.

Con las últimas luces desde el paseo de Costa Teguise varias pardelas cenicientas. En un día y medio hemos visto casi todas las especialidades terrestres de Lanzarote, excepto alimoche y vencejo unicolor.















Playa de Costa Teguise.

Miércoles 17



















Amanecer desde la terraza del apartamento.

Madrugamos para intentar ver las hubaras con buena luz y ya descansar el resto del día. Nos cuesta más de la cuenta dar con ellas y hay bastante calima, pero al final localizamos cuatro a corta distancia, que se limitan a alejarse un poco más y seguir comiendo.

















El resto de la mañana lo pasamos en las playas de La Santa. En la ensenada junto al complejo deportivo, con marea baja vemos zarapito trinador, garza real, vuelvepiedras, chorlitejo grande, archibebe común y claro, y andarríos chico.
















Zarapito trinador.
















Vuelvepiedras.

A media tarde nos dirigimos al puerto de Orzola con la intención de darnos un homenaje en forma de parrillada de pescado. Paramos un rato en las playas pedregosas junto al pueblo. Allí vemos una buena concentración de limícolas con vuelvepiedras, chorlito gris, chorlitejo grande, chico y patinegro, archibebe común (un joven de patas amarillentas me hace subir la adrenalina, pero... falsa alarma), zarapito trinador, correlimos común y zarapitín. En el mar muchas gaviotas patiamarillas y pardela cenicienta.

















Chorlitejos patinegros y archibebe común.

















De izquierda a derecha, chorlitejo grande, chorlito gris, vuelvepiedras y correlimos zarapitín.
















Correlimos zarapitín.
















Archibebes comunes, el de detrás con las patas amarillentas me hizo dudar.

Jueves 18















Amanecer desde la terraza del apartamento.

Salimos pronto hacia Playa Blanca para tomar el ferry a la vecina Fuerteventura, con la esperanza de ver alguna pelágica. No quito ojo del horizonte, pero llegamos al puerto de Corralejo con un par de pardelas cenicientas y varios peces voladores.















Playa Blanca desde el ferry.





























Llegada a Corralejo.

Ya en el coche nos vamos hacia los barrancos de La Oliva, para buscar la tarabilla canaria, endemismo de Fuerteventura y único "bimbo" para mí de todo el viaje. Vimos una pareja junto a una residencia canina ya cerca del mar.
















Macho de tarabilla canaria.

Después, ya con fuerte calor, nos acercamos al embalse de Los Molinos donde vemos un grupo de más de 200 tarros canelos, dos ratoneros, chorlitejo grande y cigüeñuela.



















Tarros canelos y busardo ratonero subesp.insularum.

Sin darnos cuenta se nos ha ido la mañana, por lo que descartamos seguir hacia el Sur. La idea era llegar hasta Morro Jable y visitar al amigo Urbano Lite, otra vez será.
Vamos a las salinas del Carmen, con muy poco movimiento de aves, un charrán patinegro, archibebe claro y común y gaviotas patiamarillas. Comemos en la parte "fashion" de la costa, donde están los hotelazos y centros comerciales, en un restaurante tan caro como mediocre. Después vamos volviendo por la carretera de la costa hacia el puerto de Corralejo. La parte donde las dunas llegan hasta el mar es de lo más bonito que vemos de la isla. Observamos varios correlimos tridáctilos, vuelvepiedras y zarapito trinador.















Correlimos tridáctilo.
















El ferry llegando a buscarnos y las playas de Papagayo.

Sin más, tomamos el ferry y regresamos a Lanzarote, pasando de nuevo junto a la isla de Lobos ahora mejor iluminada que a la mañana. Llegamos a Playa Blanca y volviendo a Costa Teguise tenemos el atardecer más bonito de toda la semana.




















Viñas y volcanes del interior.

Viernes 19
No madrugamos nada, y pasamos la mañana visitando el Parque Nacional de Timanfaya. 















Si en el resto de la isla ya hay pocos pájaros, dentro del Parque es un desierto pajaril. Excepto en el centro de interpretación, que bajan a beber pardillos y camachuelos trompeteros frente a la recepción y un bisbita caminero en el parking donde salen los autobuses. El recorrido en bus te deja totalmente insatisfecho, sin poder parar en zonas de paisaje alucinantes.

















Camachuelo trompetero y pardillo común.
















Después nos fuimos a visitar la costa cercana, Los Hervideros y el Golfo con su laguna verde en la playa. Mucha gente y nada de pájaros.
















Por la tarde por Costa Teguise, nos dedicamos al mundo "geocaching", buscando pistas y escondrijos con  pequeños "tesoros" (www.geocachingspain.es  ). Pero vimos también un bando de vencejo unicolor cazando insectos muy bajos en una pequeña rambla.

















Buscando tesoros por Costa Teguise.

Habíamos planeado ir un día en el barco que hace la ruta por el archipiélago Chinijo, se suponía que iba los miércoles, sábados y domingos. El miércoles no hubo, el del sábado estaba completo y el domingo ya volvemos a casa. Hasta el último momento tenemos esperanzas de que nos llamen si ha habido alguna anulación, pero no. Nos quedamos sin ver ninguna pelágica. Mañana, último día, más geocaching.

Sábado 20
Nos vamos a desayunar a la caleta de Famara, y de camino paramos a por el primer geocaché. Después buscamos más por el cráter de Sóo, un sitio impresionante con sus litófonos.



Molino en la caleta de Famara.



































Litófono.

Cuando ya aprieta el calor, nos vamos a la playa de La Santa, donde hay más o menos las mismas aves que el miércoles, y un andarríos chico anillado con códigos de colores.

















Bahía de La Santa y andarríos chico.

Por la tarde nos vamos a las salinas de Janubio donde vemos zampullín cuellinegro, tarro canelo, cigüeñuela, archibebe común y claro, correlimos zarapitín y andarríos chico. 















Con otro espectacular atardecer nos despedimos de Lanzarote, muy contentos y con ganas de volver. Lástima que la vuelta sea de nuevo con Ryan(caca)air....