lunes, 12 de septiembre de 2016

Correlimos canelo en Huesca

Hoy 12 de septiembre, me he acercado pronto por la mañana al embalse de San Salvador, concretamente a la orilla Sureste, accediendo desde la carretera Albalate de Cinca-Esplús. Nada más llegar me he subido a la mota que cierra el vaso del embalse para obtener una buena vista panorámica y he montado el telescopio. Como siempre, hay tantos pájaros que no sabes donde mirar. Comienzo por la zona de orilla más cercana, o mejor menos lejana ya que el nivel del agua ha bajado bastante. Es un rastrojo de maíz ya viejo que se inunda cuando el embalse está lleno y por donde se suelen mover más limícolas. Lo primero que veo son dos Combatientes (Philomachus pugnax) y junto a ellos otra ave más pequeña y también de patas claras, además de bastantes correlimos y chorlitejos. Está muy lejos, a unos 250 metros, pero me da la impresión que es algo especial que además tengo muy reciente.


Primer vistazo junto a un Combatiente (Phylomachus pugnax).

















Repaso la guía, cierro el coche y me voy acercando poco a poco para no provocar una espantada general, la peor pesadilla de un pajarero aquí, con tantos kilómetros de orillas, donde relocalizar un ave en concreto puede resultar imposible. 
Hago varias paradas asegurándome de que mi objetivo sigue ahí y teniendo cada vez más claro que no me he equivocado.


Junto a varios Chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula).



















Sigo adelante hasta que me sitúo a unos 100 metros de la orilla. Se largan gaviotas, patos y dos Archibebes claros (Tringa nebularia), pero todos los limícolas pequeños aguantan y siguen picoteando por la orilla. Ahora sí que lo veo bien, patas amarillas (algo sucias de barro), proyección primaria larga, pecho color canela con motitas en los flancos, pico fino, corto y recto, cabeza con aspecto de chorlito... Es un Correlimos canelo!!! (Tringites subruficollis). Enseguida aviso a la comunidad pajarera aragonesa a través de Whatsapp.



















Mientras espero a que lleguen los compañeros que están más cerca, puedo compararlo con Correlimos común (Calidris alpina), menudo (Calidris minuta) y de Temmick (Calidris temmicki), Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula) y chico (Charadrius dubius) y Andarríos chico (Actitis hypoleucos).



















Solamente deja de alimentarse escasos minutos para arreglarse el plumaje y estirar las alas, pudiendo observar perfectamente la ausencia de banda alar y obispillo oscuro. Ya con Daniel Cazo y Alberto Bueno nos acercamos un poco más, disfrutando de estupendas observaciones a través del telescopio durante una hora.



















Se trata de una especie de distribución restringida a las tundras de Canadá, Alaska y Este de Siberia, y que pasa el invierno en la costa atlántica de Brasil, Uruguay y Argentina.

Imagen de la guía Limícolas de Europa, Asia y Norteamérica
Message, S. & Taylor D. Editorial Lynx.
















Su escasa población se calcula en unos 25.000 individuos (www.seo.org/ave/correlimos-canelo/).A pesar de esto, es una de las divagantes con más citas en Europa, casi todas en otoño. En España los datos se acumulan sobre todo en Galicia y Canarias, pero también en Baleares y Cataluña, donde en el Delta del Ebro ya es de aparición anual. En Aragón existe solamente un dato de Adolfo Aragüés en mayo de 1.981 en Gallocanta, por lo que este ejemplar de San Salvador se convierte en la segunda para la región y la primera para la provincia de Huesca.

Hace dos semanas que nos escapamos con Silvia al Delta del Ebro en el día para observar a esta especie previamente localizada por Roser y Josep Tantull, y ahora aparece en San Salvador.... Casualidades de la vida.


Uno de los dos individuos del Delta del Ebro.

Barluenga, 12 de Septiembre de 2016.