miércoles, 20 de agosto de 2014

BIG YEAR 2014 2ª parte

Desde el primer repaso a mi BY Provincial han pasado tres meses (ver entrada big-year-2014 ), y poco a poco he ido sumando bichos, hasta llegar y superar el objetivo de 250 especies registradas, fijado para todo el año y que alcancé el 30 de julio. A día de hoy ya llevo 253, y lógicamente cada vez se va poniendo más difícil añadir especies nuevas. Estas han sido las nuevas incorporaciones desde mediados de mayo:

19 Mayo. Cernícalo patirrojo, un macho en el embalse de San Salvador, localizado por Jesús Lavedan y dos hembras el 22 de mayo en los llanos de la Sotonera, localizadas por Miguel Bellosta.

















22 Mayo. Buitre negro, una hembra 2º año cal. con anilla de PVC nacida en libertad en Lérida, en el PAS de Hecho, junto a Jesús Laín y Jose Luis Rivas.


















25 Mayo. Perdiz pardilla, una pareja y un macho cantando en la solana del pico Gallinero, junto a Silvia Fernández.
27 Mayo. Fumarel aliblanco, un ind. en el embalse de San Salvador, localizado por Jesús Lavedan.
02 Junio. Chotacabras cuellirrojo, un ind. junto a la autovía Huesca-Lérida a la altura de Peraltilla, junto a Silvia Fernández.
13 Junio. Morito, un adulto y un inmaduro en el embalse de San Salvador, localizado por Jesús Lavedan.
14 Junio. Malvasía cabeciblanca, un macho en el embalse de San Salvador, localizado por Jesús Lavedan.
17 Junio. Gaviota de Audouin, tres adultos en el río Cinca, límite provincial con Zaragoza y Lérida.



















18 Junio. Gorrión alpino, varias parejas nidificantes en el valle de Ordesa, junto a Fernando Carmena.
26 Junio. Buscarla unicolor, dos ind. oídos en el río Cinca, límite provincial con Zaragoza y Lérida, localizadas por Luis Gracia.
05 Julio. Halcón de Eleonor, un adulto morfo claro en el embalse de San Salvador.
10 Julio. Chorlitejo patinegro, un ind. en la salada de Monreal.

















11 Julio. Pagaza piquirroja, un ind. en el embalse de San Salvador, localizado por Jesús Lavedan.
30 Julio. Avutarda, una hembra y un pollo volandero en Peñalba, Los Monegros.


















07 Agosto. Correlimos de Temmick, un ind. en el embalse de San Salvador, observado junto a Alberto Bueno.


















11 Agosto. Águila imperial ibérica, un inmaduro localizado en los llanos de La Sotonera.
19 Agosto. Buscarla pintoja, un ind. oído y después visto en el río Flumen a la altura de Barbués.

Las especies apuntadas por meses quedan así:

Enero 117, febrero 20, marzo 40, abril, 48, mayo 15, junio 6, julio 4 y agosto 3 hasta ahora.

Y sigo acumulando anécdotas, algunas se pueden contar y otras no... Curioso fué el fin de semana del 4 al 6 de junio en el embalse de San Salvador. El viernes por la tarde a última hora Jesús Lavedán ve cinco pagazas piquirrojas, yo voy por la mañana y ya no están.... pero al marcharme , veo un halcón de Eleonor. Jesús vuelve por la tarde y no ve al halcón pero sí un charrancito (especie muy muy difícil en Huesca). El domingo por la mañana yo estoy muy pendiente en casa esperando noticias de Jesús y Luis Gracia que vuelven y no ven nada de lo anterior... Me he perdido dos láridos de los chungos de ver, pero he apuntado otra nada fácil como es el Eleonor. Seis días más tarde aparece una solitaria pagaza piquirroja que se deja ver una semana, el charrancito a estas alturas casi lo doy por perdido.





















Halcon de Eleonor, 5 de julio en Salvador.





















Pagaza piquirroja, junto a cigüeñuelas y gaviotas reidoras, 11 de julio en San Salvador (fotos: Silvia Fernández).

El domingo 29 de junio estamos en casa Silvia y yo solos, una zierzera (viento del Norte) importante afuera, y llega un whatsapp  de mi vecino de Loporzano y sin embargo amigo Josele Boletas: está viendo un buitre moteado desde el cementerio, justo enfrente del castillo de Montearagón, a 3 o 4 kilómetros de mi casa y viene en dirección a Barluenga. Pillo los prismas y con el teléfono en la oreja salgo a la calle y me pongo a mirar al cielo como un loco (creo que no me vió nadie), hacia el Sur y el Este y nada. Un montón de buitres hacia el Oeste por encima del río Flumen. Al mediodía (son las 12) es cuando suelen bajar a revolver basura en el vertedero Supracomarcal de Fornillos, por lo que pillamos los aperos y nos vamos hacia allí. Hasta las tres de la tarde nos pegamos de cara al zierzo que traía el aroma de la basura viendo cientos de buitres leonados en vuelo, posados, que si mira ése que viene, que a ver aquel más oscuro, al final nada de nada. El buitre moteado o de Rupell, una especie africana que ya es frecuente en el Suroeste peninsular, pasó por mis morros y nunca más se supo de él.

Unas cuantas más me siguen fallando sistemáticamente después de varios intentos, especialmente elanio y pico menor, que tengo que seguir insistiendo, pues estar están. El primer intento de ver lagópodo alpino tampoco ha sido positivo.. Pero me quedan cuatro meses por delante y espero acercarme mucho a las 260, y contarlo aquí.
















En San Salvador con Maarten Platteeuw y Josele Saiz.

martes, 12 de agosto de 2014

Águila imperial ibérica en La Sotonera

Ayer día 11 de agosto a las siete de la tarde me dirigía hacia el embalse de la Sotonera, con el objetivo de añadir especies a la lista de mi Bigyear provincial, pensando en limícolas y aves de carrizal. 
Ya desde la salida de Huesca por las rectas entre Alerre y Esquedas, voy despacio mirando los llanos por si acaso (el año pasado se vió un elanio por la zona y todavía no lo he "fichado"). A partir del desvío de la A-132 hacia Montmesa, ya sin tráfico voy viendo abejarucos, primillas, ratoneros, alcaudón común, un milano real.. 
Paso Lupiñen y Ortilla, y nada más desviarme hacia Montmesa veo a la izquierda de la carretera, totalmente a contraluz una rapaz grande posada en un poste de madera. Voy avanzando con el coche mirando a vista, despacio para ganar buena luz, pensando en qué va a ser el ave en cuestión, una real.. no, clarea el pecho, sigo avanzando, pues una culebrera...ostias no!! que tiene el pecho naranja, un juvenil de perdicera!! Cuando ya estoy situado con buena luz y a unos 100 metros del bicho, paro en la margen y miro con los prismáticos. Lo primero que me fijo es que lleva una anilla blanca en la pata izquierda, pues venga una foto rápida...Saco la cámara de la mochila que está todavía cerrada y en el asiento de atrás, enchufo, enfoco, disparo... y no dispara, Joder que pasa!! Está en TV, cambio a AV y no dispara...Cuando vuelvo a mirarme la cámara entonces dos fotos rápidas al suelo del coche. Cagüen Todo!! Ayer estuvimos enredando y se quedó puesto el temporizador..En estas el bicho salta del posadero y me pasa por encima. Salgo del coche con los prismas y la veo alejarse de culo. Coño, que grande es y... es muy clara por encima, color arena y el obispillo blanco.. Pero si es una IMPERIAL!!! Unos segundos y desaparece detrás de una loma. Visión breve y frustrante, ni una foto para asegurar, a ver si va a ser heliaca, tengo que mirarme la guía, o ir a por ella,  o quitar el puto temporizador de la cámara, o liarme un cigarrito pa los nervios...
Subo al coche y tomo el primer camino que encuentro, y avanzo hacia donde la he perdido, mientras preparo la cámara, saco la guía y me lío el cigarro. Se acaba el camino y sigo por el rastrojo de cereal hasta una loma donde se domina toda la zona. Allí paro, saco el cata y comienzo a barrer los llanos de La Mezquita, finca Castilla, Casas de Nuevo, al fondo Bolea y Sierra de Gratal. Un milano real, una docena de primillas, varios ratoneros, un águila.. es una culebrera, mierda. Un barrido y otro, diez minutos...y nada. 
Vaya por Dios, para una vez que "descubro" una rareza regional y no puedo disfrutarla. Que mal lo he hecho, tendría que haber llevado la cámara lista, mirarla bien, soy gilipollas, etc.. 
 Y entonces, a unos 500 metros veo un ratonero que se cierne sobre unas almendreras, hace un picado, y otro..Me miro con el tele y no veo nada. Tiene que estar allí. 
Subo al coche y me acerco a través de rastrojos y labrados. Cuando estoy llegando, entran dos cornejas a los almendros y salta un bicho enorme, es el águila!!! Vuela de nuevo a contraluz hacia donde estaba yo, primero se posa en el suelo y cuando se van las cornejas, se sube a un árbol seco. Vuelvo otra vez a la carretera y ya me acerco despacito, en diagonal y a favor de luz. Paro y monto el tele, y entonces sí, puedo disfrutarla a placer, veo bien cada detalle, tiene muda en las primarias internas, en el dorso y zonas oscuras en cabeza y pecho.
































Fotos tomadas con el móvil y el telescopio.

Y la anilla blanca con dígitos negros en la pata izquierda, el primero está tapado por las plumas del tarso, el segundo es una T. En la derecha debería llevar anilla metálica pero no se vé. Me acerco un poco más y allí aguanta con el fondo del Salto de Roldán..una imagen para recordar, de lo mejor sin duda de este año. 




Con la iglesia de Ortilla al fondo.








































Con el Salto de Roldan y el Picón de fondo. Fotos hechas con la reflex y el 300mm.

Espero a ver si se cambia de posición y leo la anilla completa, pero nada. Al rato vuelve el ratonero y las dos cornejas y comienzan a increparla. Levanta y vuela hacia el Norte, la sigo con los prismáticos hasta muy lejos, la acosan primillas, un milano real, un lagunero... La pierdo en el entorno del silo de la Mezquita. Ha pasado casi una hora y me han parecido unos minutos.



















En vuelo alejándose.



Recojo los "aperos" y me voy al pantano donde acabo el día, pocos limícolas en la orilla de Montmesa, muchas patiamarillas y ardeidas. Como nunca es suficiente, me voy al carrizal a ver si saco una buscarla pintoja, o por qué no un carricerín cejudo. Se hace de noche y anoto varias currucas mosquiteras, carricero común y mosquitero musical. No se puede tener todo en esta vida, claro...ni falta que hace. Así tengo que volver a intertarlo.

Subiendo a casa, después de recoger a mi primogénito en las fiestas de Huesca, aun queda otro regalazo de la Naturaleza, la luna llena y rojiza. En verdad, un día para recordar.





















Foto desde Barluenga: Silvia Fernández Estrada.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Pajareando por Ordesa II

Entre los valles de Añisclo y Escuaín, por encima de la cabecera del río Airés, se extienden una serie de suaves relieves (comparados con el entorno..) dominado por lapiaces, pastos y matorral cortados por barrancos y cañones llamado la montaña de Sesa o Sensa. Varias visitas en estos últimos días me han permitido disfrutar de los paisajes y fauna de la zona. 

















Montañas de Sesa desde la Estiva, al otro lado del Añisclo.



Lirios.

Se accede tomando el desvío a Belsierre y Puértolas desde Escalona (A-138 Aínsa-Francia). Una vez sobrepasado Puértolas, en una bifurcación tomar el desvío de la izquierda que lleva hasta Bestué (el de la derecha lleva a Escuaín). Antes de llegar al pueblo, comienza una larga pista con el firme irrregular que remonta el valle del Airés y llega hasta la barrera junto al límite del Parque Nacional. En el último tramo es muy habitual ver rapaces cicleando, muchas veces a nuestra altura y por debajo nuestro.





Quebrantahuesos adulto desde la pista.

Una vez en la barrera, hay dos opciones para caminar. La primera es ascender hacia los Sestrales, imponentes cortados que miran hacia el Añisclo. En una hora y media de fuerte subida te plantas en lo alto, con unas vistas estupendas en cualquier dirección que se mire. Abundan chovas piquigualdas y piquirrojas, buitre leonado, alimoche, águila real...y es fácil tropezarse con jabalíes, sarrios y marmotas.


















Los Sestrales vistos desde el Mondoto, al otro lado del Añisclo.


















Parte alta de los Sestrales mirando al Castillo Mayor y el Llardana.






Pared del Sestral Alto.










Marmota.



















Sarrios y roquero rojo.

La otra opción es seguir andando desde la barrera siguiendo por la pista y atravesar toda la zona de pastos por las bordas de Plana Canal hasta San Vicenda. Paseo cómodo de unas dos horas andando tranquilamente entre el ganado presente desde junio hasta octubre.





















Algunos rebaños de ovejas, vacas y caballos todavía suben a puerto en verano.

Una vez pasada la borda de Plana Canal y el primer barranco, la pista discurre cercana y paralela al cañón de Añisclo hasta San Vicenda. Desde cualquiera de las "proas" se puede disfrutar de buenas vistas y además es donde crecen "buxos" y otros arbustos y se refugian muchas aves, como perdiz pardilla, codorniz, acentor común, escribano cerillo, alcaudón dorsirrojo y zorzales charlo y común. En las zonas de pasto y piedras, colirrojo tizón, collalba gris, bisbita alpino y (atención) bisbita campestre, parecido al alpino.



Bisbita alpino.
 Colirrojo tizón.
Pardillo común.

















Pero lo realmente interesante de este lugar es el trasiego de quebrantahuesos que recorren el cañón. La presencia de varias parejas (o tríos, vete a saber) y el trasiego de aves inmaduras desde y hacia el comedero de Escuaín, permiten observar en condiciones extraordinarias toda la gama de plumajes desde perspectivas muy ventajosas para el observador, acompañados además de buitres leonados, alimoche y águila real.







 Varios ejemplares diferentes de quebrantahuesos.

Desde la borda de San Vicenda, se puede continuar por una senda que desciende hasta la orilla del río Bellós y después remonta por la margen izquierda hasta la Fonblanca y el collado de Añisclo. En las cercanías del agua habitan anfibios y reptiles tan emblemáticos como  tritón pirenaico, rana pirenaica y culebra de esculapio, y otros más comunes como sapo común, rana bermeja, sapo partero, lución, víbora aspid y culebra lisa septentrional.


Tritón pirenaico o guardafuentes.


Rana pirenaica.

Sapo partero macho con su puesta.

Sapo común.

Rana bermeja.

Culebra de esculapio.

Lución adulto (arriba) y joven (abajo).


Culebra lisa adulta y joven.

Víbora aspid.

Además de sarrios, corzos, jabalíes, zorros y marmotas, otros mamíferos más pequeños y discretos habitan estos parajes como el neverón o topillo nival, que ocupa canchales y caos de rocas.





Neverón o topillo nival.

















Especialmente interesantes son tres especies de murciélagos muy raras en la Península Ibérica, nóctulo gigante, murciélago bicolor y  orejudo alpino.
El primero es el quiróptero de mayor tamaño de Europa, muy ligado a bosques bien conservados donde encuentra refugios y alimento. En Añisclo se encuentra una de las poquísimas colonias de cría conocidas en España, donde la mayor parte de sus poblaciones residentes son exclusivamente de machos. Se supone que la mayoría de las hembras vienen en otoño a aparearse y pasar el invierno, para después regresar al centro y norte de Europa. Comienzan a volar con las últimas luces del ocaso y entonces pueden verse cazando insectos en vuelo. Llegan a capturar pequeños pájaros en migración.





Nóctulo gigante.


















Hembra y cría recien volada de nóctulo gigante capturados en Añisclo. 




















El murciélago bicolor es una especie común en el Este y centro de Europa. De carácter migrador como los nóctulos, recientemente se descubrió que, al menos algunos machos, llegan hasta el Pirineo al final del verano.




Murciélago bicolor.






















El orejudo alpino es uno de los quirópteros que más tarde se han localizado en España, pasando desapercibido en zonas de pastos supraforestales del Pirineo hasta hace 20 años. Se refugia en simas, grietas y bordas por encima de los 1.800 metros.




Orejudo alpino.















Desde Junio, cuando ya se ha retirado la nieve de la pista de acceso, hasta Octubre, es la época recomendada desde aquí para visitar esta zona, las montañas del Quebrantahuesos.