domingo, 1 de noviembre de 2015

Buscando la perdiz nival

Ya que no solemos visitar las zonas más altas del Pirineo por otras razones (no practicamos montañismo ni esquí), cada año intentamos acudir al menos una vez al año al pequeño reino ártico de las cumbres aragonesas en busca de las pocas especies de aves que aguantan por encima de 2.500 metros de altitud, especialmente la perdiz nival o lagópodo alpino.


Hábitat típico de la perdiz nival.



















Este año ya estuvimos en una de mis zonas preferidas del Pirineo oscense, el balcón de Pineta y lago de Marboré, bajo el glaciar de Monte Perdido. Además acompañado de Juan jr. y Lorenzo, en su primera vez, tal como hacía yo con mi padre cada verano durante varios años. Me desalentó el panorama, a pesar de ser ya primeros de septiembre había al menos cien personas, no me quiero imaginar como habrá estado en julio y agosto. Nos lo pasamos muy bien, vimos un bando de 90 gorriones alpinos pero ni rastro de las perdices.
En el balcón de Pineta.


Bajo el glaciar de Monte Perdido.



























Y hoy lo hemos vuelto a intentar con Begoña y Miguel, esta vez en el Pirineo oriental, de roca granítica (no caliza como Monte Perdido) y más favorable para las perdices. Ni Silvia ni los Bellosta han visto nunca la nival... y lo habíamos intentado varias veces, alguna de ellas digna de recordar ( como cuando nos quedamos encerrados en un refugio durante 24 horas por un temporal de primavera, cuando los pronósticos meteorológicos eran todo soles...). 

Madrugón y hora y media de ascensión hasta los 2.550 metros, cuando ya eran las 11:00 horas. Subiendo, solamente algunos colirrojos y bisbitas comunes, todo quietud y silencio, frío en la sombra pero muy bien en las zonas soleadas. Hasta que Miguel se ha metido por una vaguada y al poco ha levantado nada menos que cinco lagópodos!!! 


Macho adulto. Autor: Miguel Bellosta.


Macho adulto. Autor: Miguel Bellosta.

































Han hecho un vuelo corto y se han posado algo más arriba, allí las hemos disfrutado a unos 200 metros de distancia. Ya con la muda de plumaje invernal muy avanzada, al pareja y sus tres jóvenes del año han estado un rato amagadas vigilando, luego han comenzado a moverse picoteando el suelo y poco a poco se han alejado hasta quedar ocultas a nuestra vista. Entonces nos hemos acercado a la zona, donde han dejado huellas y excrementos frescos y de regalo, una pequeña pluma de contorno.
El grupo familiar al completo.


Huellas en la nieve.


Excrementos.
Pequeña pluma de contorno del plumaje estival.

Allí nos hemos quedado un rato super contentos comentando la jugada y recreándonos con los "regalitos" que nos habían dejado, cuando de repente han vuelto a aparecer las perdices algo más a nuestra derecha desfilando entre dos grandes rocas. Después han volado lejos, primero tres y luego las otras dos cambiando de vertiente.


Hembra adulta.

Son de esos días que improvisas unas horas antes, sin mucha confianza en el resultado pero que todo te viene de cara. Bajando hemos visto varios acentores alpinos, un quebranta adulto, un águila real y un gavilán totalmente fuera de hábitat. 


Acentor alpino.



















Después de dar buena cuenta del morral nos hemos vuelto para casa. Una jornada completa para recordar.



















Barluenga, 1 de noviembre de 2015.





lunes, 5 de octubre de 2015

BIG YEAR 2015 3er trimestre

Tercera entrega del relato del BY 2015 en categoría Local Patch (ver anteriores entradas 1ª parte y 2ª partecon las salidas al campo y observaciones de los meses de julio, agosto y septiembre, cuando las aves del año se unen a la población adulta, comienza la dispersión postnupcial y a la vez se produce un masivo  movimiento migratorio hacia el Sur:

JULIO

El sábado día 4 llego a las 7:00 a La Sotonera y en la orilla de Montmesa veo un macho de Porrón pardo, la 226, junto a Porrones comunes y Pato colorado. Después ya en la parte de la presa dos Terns volando muy lejos me ponen alerta, pero resultan ser Pagazas piconegras que ya ví en Junio. Sigo buscando y media hora más tarde un Charrán común, la 227, se acerca volando hasta donde estoy, da un quiebro y se pierde hacia el Norte. En una hora he tachado dos especies nada fáciles en el LP.
Al día siguiente domingo me acerco al amanecer a la Sarda de Gurrea, con la intención de sacar alguna Ganga Ibérica. Me cuesta dos horas largas dando vueltas por las pistas y parando cada poco hasta que levanta una pareja de un labrado cercano ya en las cercanías del parque eólico. Recuerdo con tristeza hace unos años cuando en vez de molinos y líneas eléctricas gangas y ortegas eran comunes aquí. Llevo unas cuantas visitas este año y esta pareja es lo único que he podido ver, las ortegas solo las he visto bebiendo en el cercano embalse de La Sotonera.
Pasa casi todo el mes sin anotar nada nuevo y con pocos momentos de pajareo en el LP.
El día 23 llega la gran sorpresa del año (de momento), un Elanio común adulto posado a 300 metros de casa (ver entrada en este mismo blog aquí), la número 229.


Elanio común comiéndose un ratón.














El viernes 31 me acerco a La Sotonera y anoto dos más, Correlimos de Temmick y Gaviota de Audouin, un juvenil anillado apenas un mes antes en el Delta del Ebro, un buen bonus que hace la 231. El 21 de septiembre encuentro otro juvenil, esta vez sin anillar.


Correlimos de Temmick.



Tapada por las ramas, bajo las patiamarillas una Gaviota de Audouin.



























Gaviota de Audouin juvenil y patiamarilla adulta.















AGOSTO

El día 7 me acerco al atardecer a La Sotonera que se está secando demasiado rápidamente pero aún hay bastantes limícolas, entre ellos un Correlimos tridáctilo, otra especie que da muy pocas citas al año en Huesca, la 232. Posteriormente el 23 de septiembre veo otro en el mismo sitio.


Correlimos tridáctilo.















Y el día 11 volviendo de Monegros paro en la laguna de Sariñena y enseguida veo una Buscarla pintoja. Decido probar suerte en el LP y sin perder tiempo me acerco a la Alberca de Loreto. Después de un rato paseando por el borde del carrizal, levanto del suelo otra, que consigo identificar al volverse a posar en la vegetación un par de segundos antes de desaparecer. Ésta va a ser la única especie de los "fantasmas" del carrizal (Buscarlas, carricerín real y cejudo, polluelas) que me anoto este año, la 233.
El día 18 repito la  jugada de escaparme un ratillo a La Sotonera y saco un lejano Correlimos gordo adulto en plumaje de transición, la 234, ya casi he anotado todos los limícolas posibles.

SEPTIEMBRE

Sigo pendiente de sacar alguna especie más, sobre todo por el vertedero de Fornillos y alguna escapada por La Sotonera, pero las últimas visitas no dan resultado. El día 3 de septiembre, acompañado por Josele Sáiz y Maarten Platteeuw vamos a la Sotonera pero está muy flojo de bichos y acabamos dando una vuelta por la sarda de Gurrea buscando gangas y ortegas. Nada de nada, pero en la última zona que paramos acabamos sacando un grupo de 13 Chorlitos carambolos, que hacen la 235.


Chorlito carambolo.














Ya el día 21 me escapo un rato a La Sotonera donde sigue bajando el nivel de agua de manera alarmante y las orillas ya están a tomar por saco. Pero en uno de los bancos de lodo que se van quedando al descubierto veo un juvenil de Falaropo picofino, la 236, que había bimbado ocho días antes en Bujaraloz gracias a Esteban Hernández. Que cosas, treinta años he tardado en verlo y ahora dos veces prácticamente seguidas...

Falaropo picofino y Avefría europea.














Han sido 11 especies en el trimestre, más o menos lo que me esperaba. Y eso que mi principal baza, el embalse de La Sotonera se está quedando sin agua.
No ha habido manera de sacar algunas estivales y migradoras tempranas que a estas alturas ya se han largado como Chotacabras pardo, Buscarla unicolor, Carricerín cejudo, Polluelas... Con algunas todavía tengo opciones como Agachadiza chica, Morito, Flamenco, Calamón, y para otras pocas como Avetoro, Gaviota enana y Camachuelo tendré que esperar a que entre el frío.
Las otras listas que llevo en segundo plano también van fenomenal, este año que no me he molestado mucho voy a sumar más que los anteriores donde el esfuerzo fue muy superior. El listado provincial está en 263, empatado con el regional y a uno de igualar los resultados de todo el 2014 y todavía no he intentado sacar dos pirenaicas, Lagópodo y Pico dorsiblanco (que sí he anotado en Navarra). Respecto a la lista nacional son 297, así que a nada que me espabile y haga algún twich llegaré a las 300, algo que no había conseguido todavía.

Barluenga, 04 de Octubre de 2015





jueves, 24 de septiembre de 2015

Pajareando por el Cantábrico

El fin de semana del 4 al 6 de septiembre diez valientes "marineros" de agua dulce realizamos una salida pelágica para ver aves marinas y cetáceos. La idea surgió mucho antes, gracias a una oportuna pregunta de Alfredo en el grupo de WhatsApp de Birding Aragón. Enseguida se calentó el personal y llenamos las diez plazas del barco. Después hubo alguna baja y a última hora se unió Alberto Bueno que junto a Jose Maria Canudo, Maarten Platteeuw, Jesús Lavedán, Daniel Cazo, Alfredo Sánchez Galán, Luis Gracia, Javier Sampietro, Javier Traín y yo formamos el grupo.

Nos decidimos por hacerlo con Gorka Ocio (verballenas.com); basta leer las crónicas que va colgando de cada salida para no pensárselo pues siempre ven cosas interesantes y garantizan el respeto por la fauna marina. 

Salimos hacia Santurce el viernes por la tarde desde diferentes puntos para juntarnos los dos coches cerca de Logroño y sobre las 20:00 llegamos al hostal, junto al puerto. Lamentablemente nos perdemos la charla explicativa por parte del organizador por veinte minutos, y después de cenar en un restaurante cercano nos damos una vuelta por el puerto para localizar el punto de encuentro.

Visita nocturna al puerto de Santurce.

A las 7:45 estamos puntuales en el puerto junto al barco. Sobre las 8:00 llega Gorka justo cuando sale el sol, una charla de 10 minutos y partimos mientras Maarten va apuntando todo lo que se mueve: un grupo de Azulones, dos Garcetas grandes, Gaviota reidora, sombría y patiamarilla, Charrán patinegro y Cormorán moñudo.

Esperando para embarcar.
Las instrucciones del Maestro.
Saliendo del puerto.
Sobre las nueve estamos ya lejos de la costa y aparecen los primeros Alcatraces. Hace viento y bastante rasca, pero Javier Sampietro aguanta en camiseta imperturbable. Cuando se dan cuenta Gorka y el patrón lo nombran rápidamente hijo adoptivo de Bilbao.



Sobre las 9:30 vemos un Peregrino en dirección a tierra y poco después la primera Pardela, que Maarten (a años luz en pelágicas del resto de expedicionarios) la identifica como balear (Puffinus mauretanicus). 
Son muchos pares de ojos escaneando en todas direcciones y tardamos poco en ver el primer grupo de delfines, Gorka los identifica como comunes y varios listados. Poco después pasa muy cerca del barco un Págalo parásito (Stercorarius parasitus) adulto. 

Págalo parásito. Foto: Alfredo Sánchez.
Sobre las 10:30 vemos dos "soplos" de Rorcual común algo lejos. Nos vamos acercando mientras están sumergidos y acabamos disfrutándolos a placer a escasos metros del barco.

Dos rorcuales comunes.
Los paparazzi tomando la proa.

Detalle de los espiráculos y la aleta dorsal del Rorcual común.
Sampi esperando que emerja el Rorcual.
Después seguimos avanzando mar adentro y anotamos las primeras Pardelas capirotadas (Puffinus gravis), varios Fumareles comunes (Chlydonias niger) y tres Charranes comunes (Sterna hirundo) pasando algo lejos del barco.

Pardela capirotada.
A las 11:30 vemos una balsa de unas 40 Pardelas, casi todas capirotadas (Puffinus gravis), dos pichonetas (Puffinus puffinus), una sombría (Puffinus griseus) y una cenicienta (Calonectris diomedea). Lo mejor del día en cuanto a pájaros.

Las cuatro especies de Pardela juntas. Foto: Alfredo Sánchez.

Pardela capirotada. Foto: Alfredo Sánchez.

Pardela sombría. Foto: Alfredo Sánchez.

Pardela pichoneta. Foto: Alfredo Sánchez.

Pardela cenicienta. Foto: Alfredo Sánchez.
Mientras seguimos avanzando hacia el Norte, seguimos viendo Fumarel común, dos solitarias Pardelas (pichoneta y sombría), un grupo de Charranes comunes y entre ellos dos Charranes árticos (Sterna paradisea). Sobre el mediodía varios grupos de Delfín común se acercan al barco, vemos incluso una cópula muy cerca y saltos espectaculares.

Delfín común.
Seguidamente vemos los primeros Calderones comunes muy cerca, una Gaviota sombría y el primer Paíño común (Hydrobates pelagicus).

Calderón común.
Jesús fusilando los calderones.
De 13:00 a 15:00 se nos juntan varios grupos de Delfín común unos 50 en total, seis Calderones y seis Zifios de Cuvier, dos machos y cuatro hembras. Un Correlimos gordo (Calidris canutus), tres Paíños comunes, varios Alcatraces y un Bisbita arbóreo, oído por Maarten. Entonces paramos y Gorka saca el "chum", bloque de restos de pescado congelado. Tenemos grandes expectativas de que se forme una buena, pero aunque esperamos casi dos horas solamente acuden varios Paíños solitarios, uno de ellos identificado por Maarten como Paíño de Wilson (Oceanites oceanicus).

Buscando paíños.
Paíño común o europeo. Foto: Alfredo Sánchez.
La falta de viento, aunque está haciendo el viaje muy agradable y sin mareos, no ayuda nada a que vuelen y se muevan las aves.

El mar en calma.
Algo aburridos y cansados, nos vamos relajando y perdiendo la esperanza de anotar más especies, sobre todo los que están haciendo su primer pelágico. Poco después iniciamos el regreso a tierra, relajando la vigilancia y formando tertulias para comentar la jugada, incluso podemos hacer como que conducimos el barco.




Son casi tres horas de vuelta que resultan muy amenas con continuas observaciones de Pardelas sombría y capirotada, tres ejemplares de Pardela cenicienta, Gaviota sombría y patiamarilla, un solitario Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius) en vuelo que se posa cerca, Rorcuales y Delfines comunes. Ya cerca de la costa buenos números de Alcatraz, casi todos inmaduros.

Falaropo picogrueso. Foto: Luis Gracia.

Pardela sombría. Foto: Luis Gracia.
Alcatraz atlántico adulto. Foto: Alfredo Sánchez.
Alcatraz atlántico 3-4º invierno.

Alcatraz atlántico de 2º invierno.
Y ya sobre las 17:30 llegamos a puerto, muy satisfechos con la experiencia pelágica y dispuestos a repetir en otra ocasión. Nos despedimos de Gorka y los patrones y como quedan varias horas de luz, decidimos ir un rato a Santoña.

El grupo junto a la tripulación.
En media hora estamos ya en la orilla de la marisma de Colindres, vemos varias especies de limícolas, Vuelvepiedras, Correlimos común, Chorlito gris, Chorlitejo grande, Ostrero, Gaviota cabecinegra, varios Charrancitos, Gavión, Espátulas... Hay un revuelo general causado por un Peregrino que pasa volando. Después nos movemos a la zona de Montehano, desde donde vemos el pueblo de Santoña en fiestas con ferias y la música a tope, por lo que decidimos no acercarnos. Desde debajo del monasterio vemos cientos de Zarapito real y trinador, varios Martines pescadores y Zampullín cuellinegro como más interesante para nosotros. Se acaba la luz y volvemos a Santurce.

En Colindres, rodeados de cacas de perro.

Pajareando por Santoña.
El domingo nos levantamos pronto y dejamos la costa para llegar a la zona de Quinto Real y Lindux, en el Pirineo navarro. Sobre las 10:00 estamos aparcados en el hayedo y nada más salir de los coches oímos reclamar Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus), identificado por Maarten, cómo no. Después iniciamos un paseo anotando Carbonero palustre (Parus palustris) y garrapinos (Parus ater), Herrerillo capuchino (Parus cristatus), Agateador norteño (Certhia familiaris) y común (Certhia brachydactyla), Pinzón (Fringilla coelebs), Reyezuelo listado (Regulus ignicapillus) y escuchamos varias veces y al final algunos ven brevemente un Pico dorsiblanco (Dendrocopus leucotos). 
Se nos ha ido la mañana sin enterarnos, así que decidimos no ir al collado de Lindux y nos bajamos a comer a Zubiri al hostal de peregrinos.

Hayedo de Quinto Real.
Después de comer nos vamos ya hacia Zaragoza, haciendo una última parada de un par de horas en la zona de Ablitas, donde se han visto ultimamente varias Águilas imperiales ibéricas. No tenemos suerte, pero disfrutamos de la abundancia de otras rapaces, Culebreras, Calzadas, Ratoneros y un joven de Águila real cuando ya nos vamos.

Añadir leyenda


Águila real juvenil.

Ya nos despedimos los dos coches y cada mochuelo a su olivo en Utebo, Zaragoza, Monzón, Ontiñena y Huesca. Un fin de semana completo y para recordar. He podido relatar todas las observaciones varias semanas después gracias a las notas que tomó Maarten Platteeuw.

Barluenga 22 de Septiembre de 2015